Escrito por: | 21/04/2018|

Hace unos días hablaba con un vendedor de coches y, no sé bien por qué, salió a relucir el tema del cambio climático, la contaminación y el futuro de los diesel. Ante mi asombro, me largó una serie de convicciones sobre el asunto que me dejaron verdaderamente perplejo. Llevo tantos años leyendo sobre esta cuestión, que he de reconocer humildemente que puedo estar viviendo en una búrbuja y considerar que lo que yo considero obvio puede resultar lejano a la población común. Así las cosas, vi claro que tengo que hacer un mayor esfuerzo por difundir lo que la Ciencia dice sobre estas cuestiones, en el lenguaje más primario que se me ocurra.

El objeto del debate con este vendedor era que los coches diesel son muy buena alternativa ahora, porque lo del cambio climático y la capa de ozono está ya arreglándose, y que las amenazas de prohibir los coches diesel no tienen ningún fundamento científico. Como no teníamos mucho tiempo para aclarar las cosas, me atrevo ahora a hacerlo por este medio, consciente de que lo más probable es que no lo lea nunca. Quizá a algún otro le sirva.

En pocas palabras, ante las afirmaciones del citado vendedor, la ciencia actual dice lo siguiente:

1. El cambio climático y el deterioro de la capa de ozono (en la estratosfera) tienen poco que ver. Si se pierde la capa de ozono habría un cambio en todos los seres vivos, porque no estamos diseñados para soportar la radiación ultravioleta, asi que la cosa sería más grave que el propio cambio climático.

2. Los dos fenómenos están causados por factores muy distintos: el cambio climático se debe principalmente a las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero. El deterioro de la capa de ozono estratosférico por la emisión de gases clorofluorocarbonados (CFC), antes muy usados en refrigeración y aerosoles y que ahora están prohibidos (desde el año 1987, con la firma del Protocolo de Montreal). El descubrimiento de esta relación les valió el premio Nobel a Mario Molina, Paul J. Crutzen y Frank Sherwood Rowland en 1995.

3. La capa de ozono estratosférica se está recuperando, pero no lo hace cada año, sino a lo largo de muchos, ya que los CFC tienen alta pervivencia en la atmósfera.

4. Los motores diesel emiten menos CO2 que los de gasolina (salvo los híbridos), porque consumen menos combustible. No obstante, emiten más NOx, que también es un gas de efecto invernadero, que los de gasolina.  Los de gas natural mejoran a ambos, ya que tienen menos emisiones. Obviamente todos ellos, diesel, gasolina y gas, emiten más CO2 que los eléctricos, sobre todo si la electricidad se genera con fuentes renovables o nuclear.

5. El problema de los diesel entonces no es el cambio climático, sino la contaminación urbana, porque emiten más NOx (precursor del ozono troposférico) y particulas de pequeño tamaño, ambos muy daniños para la salud humana). Por tanto, los diesel generan un problema local principalemente, y de ahí que tendrán restricciones para entrar en núcleos urbanos. Se sabe lo suficiente de las muertes prematuras debidas a contaminación urbana para que la legislación aplicable se refuerce en el futuro. Pongo la figura que emplee hace unas semanas para ilustrar los datos sobre cada tipo de vehículo.

6. Los coches diesel más modernos tienen mejores filtros y por tanto emiten muchas menos particulas que los antiguos: el problema es que los nuevos acaban siendo antiguos. La combustión diesel es más sucia que la de gasolina y mucho más que la del gas natural.

7. Si el citado vendedor sigue recomendando a sus clientes que compren coches diesel lo hará por un argumento económico (muy razonable, pero que así debería explicarse a los clientes), pero desde luego no con un argumento científico, que le queda lejos a su percepción de la realidad. La legislación futura veremos a quien da la razón. La tendencia europea está bastante clara.